miércoles, 11 de septiembre de 2013

Allen Iverson: La respuesta a nuestras plegarias.

Volvemos a la carga en la sección de grandes leyendas del basket profesional americano, y en esta séptima entrega, aprovechando que a finales de agosto saltó la noticia de que anunciaría su retiro profesional, voy a dedicarle el siguiente texto a una de las mayores estrellas de lo que llevamos de siglo, con un juego descarado y espectacular que enamoró a millones de fans alrededor del mundo, no así a sus defensores, que sufrieron las diabluras de un jugador de 1.83 capaz de romperle los tobillos al propio Michael Jordan. Estamos hablando por supuesto de Allen Ezail Iverson.


Allen Iverson nació el 7 de Junio de 1975 en Hampton, Virginia, una tranquila ciudad fundada hace 403 años por los primeros colonos americanos que presume de ser el asentamiento de población angloparlante más antiguo de América del Norte. Pero si hay algo que guste en esta ciudad son los deportes: esencialmente el fútbol americano y el baloncesto. Iverson se crió viviendo junto con todos sus hermanos, su abuela y su madre en una pequeña casa, lo cual era a lo único que podían aspirar para mantener un techo sobre sus cabezas. Desde muy pequeño, y como no podía ser de otra forma, Iverson se intereso por los deportes, ingresando en los equipos de fútbol y baloncesto del instituto Bethel, y pese a que era más pequeño y delgado que el resto de chicos, sus ansias de ganar le llevaron a convertirse en el capitán. Y en su año junior dejaría claro que tenía un talento desmedido para ambos deportes, llevando a ambos equipos a ganar el campeonato estatal. Pero en el fondo de su corazón, Iverson sabía que, aunque era bueno en ambos, lo que quería realmente era jugar al baloncesto:

"La primera vez que pise una cancha de baloncesto en el instituto, tuve la sensación de que podía hacer algo bueno"

Y así era. Pese a tener solo 13 años, Iverson era capaz de machacar el aro, tirar triples de 9 metros o romper completamente a sus defensores, aunque ya demostraba una de las señas de identidad que le definirían durante toda su carrera: un fuerte temperamento, y una chulería innata. Se sabía que era mejor jugador que el resto, y eso le llevo a más de un problema y discusión con su entrenador. Pero un verdadero problema estaba a punto de suceder:

14 de Febrero de 1993. Allen Iverson y unos amigos estaban en una bolera local, cuando de repente se desató una terrible pelea contra un grupo de jóvenes blancos que estaban allí: una muchedumbre dándose golpes entre sí, lanzándose sillas..el caos absoluto. Unos dicen que la pelea la empezaron los amigos de Iverson, despreciando a los jóvenes blancos. Otros, que fueron los blancos quienes insultaron a Iverson y sus compañeros por el color de su piel. Pero fuese quién fuese, el caso es que varias personas salieron heridas, y aquello no iba a quedar impune. Iverson, junto con otros 3 amigos, fueron acusados como autores de las lesiones de mayor gravedad, en lo que fue interpretado por la población negra de la ciudad como un claro ataque con tintes raciales a la gran estrella del instituto Bethel, por lo que dicho incidente, que en el momento no tuvo mayor trascendencia que una página en el interior de la sección de sucesos del periódico local, pasó a ser un caso a nivel nacional.

Pese a que Iverson mantenía que una vez iniciada la pelea salió de la bolera en compañía de un amigo, esto no convenció al jurado, que le declaró culpable de agresión, y al ser Iverson juzgado como un adulto en aquel caso, se le condenó a 5 años de prisión, lo que significaba un duro golpe a las aspiraciones deportivas de la joven estrella, pero gracias a la mediación del gobernador de Virginia, Allen fue indultado tras pasar 4 meses en un correccional de Newport News, siéndole revocada la condena en 1995. Así, tras graduarse, Iverson por fin podía ir a la Universidad, y escogió la prestigiosa Georgetown para iniciar su carrera en la NCAA, gracias a que su madre visitó al entrenador del equipo mientras este se encontraba aún en el correccional, convenciéndole del potencial de su hijo. Una vez en dicha universidad, Allen Iverson promedió 20.4 puntos en su año freshman, ganando el Rookie del año de la Big East, y consiguiendo ser All-American en su año sophomore, tras incrementar sus promedios hasta los 25 puntos, y siendo un indispensable en el esquema de juego del equipo (fue titular en 66 de los 67 partidos que disputó). Pero dado a los crecientes problemas por los que pasaba la familia de Iverson, con una hermana enferma, Iverson tuvo que dar el salto a la NBA, siendo el primer jugador que abandonaba Georgetown antes de haberse graduado con John Thompson en el banquillo de los Hoyas.

With the #1 pick in the 1996 NBA Draft, the Philadelphia 76ers select..Allen Iverson, from Georgetown.


Con esta frase David Stern anunciaba la llegada de Iverson a la mejor liga del mundo, y desde el primer momento el pequeño base/escolta nacido en Virginia hizo historia: se convertía en el jugador más bajo en ser elegido jamás en el primer puesto de un Draft. Rápidamente, y con su estilo de juego tan atractivo para el espectador, se convirtió en uno de los mejores bases de la competición. Tras disputar 76 de los 82 partidos en la temporada regular, acabó con unos promedios de 23.5 puntos (incluyendo unos promedios de 39 puntos en los 8 últimos encuentros), 7.5 asistencias y 2.1 robos, que le valieron para ser elegido como el mejor novato de la temporada 1996/97. Como dato curioso, fue invitado a participar en el Concurso de mates de aquel año, pero rechazó la invitación por una lesión. En aquella temporada dejaría el crossover más recordado de todos los tiempos, el cual tuvo como víctima al gran Michael Jordan.



Pese a la gran temporada de Iverson, los 76ers solo ganaron 22 partidos, y mucha gente criticó la actitud de la joven estrella. Sin embargo, la siguiente temporada significo una pequeña mejoría en los resultados de los Sixers, que consiguieron ganar 31 partidos, y en la que Iverson mantuvo su rendimiento anotador, pero mejorando sus porcentajes en el tiro. Al año siguiente, llego la temporada del Lockout, que redujo drásticamente los partidos a jugar en los equipos, hecho que no impido la primera gran renovación de "The Answer", donde Philadelphia se comprometió a pagarle 70.9 millones por 6 temporadas. En una temporada con solo 50 partidos, de los que Iverson disputo 48, Allen subió sus promedios hasta 26.8 puntos, consiguiendo su primer título de máximo anotador, y siendo incluido por primera vez en el mejor quinteto de la temporada, y guiando a los 76ers a sus primeros Playoffs desde 1991, donde serían eliminados en segunda ronda por los Indiana Pacers. De igual forma, en la temporada siguiente, donde los 76ers, gracias a un Iverson que nuevamente subía sus promedios anotadores hasta los 28 puntos, consiguieron un gran balance en temporada regular (49-33), pero volverían a caer de nuevo en Playoffs en semifinales de Conferencia ante los Pacers. No obstante, la gran progresión de nuestro protagonista (que fue el único jugador votado para MVP del año además del ganador Shaquille O'Neal), hacía prever un esperanzador futuro para los de la ciudad del amor fraternal, pese a no tener grandes apoyos en dicha plantilla.

Nos situamos en la temporada 2000/01, año de la gran explosión de Iverson. Tras ganar los 10 primeros partidos de forma consecutiva, los Sixers cuajaron una regular season muy completa y regular, alzándose como el equipo con el mejor record de la Conferencia Este (solo por detrás de los Spurs, que ganaron 58,
y empatados con Los Angeles Lakers, que consiguieron el mismo record que el equipo de AI), gracias a un sideral Iverson, que por primera vez en su carrera superó los 30 puntos por partido (31.1), lo que le valió para hacerse con el MVP de la temporada regular, además del MVP del All Star Game. Así pues, solo quedaba un MVP en liga: el MVP de las Finales, e Iverson lo quería. Tras un camino nada fácil -llegaron al 7º partido en las Semifinales y Finales de Conferencia-, plantó a su equipo en el mejor escenario de la Liga. Enfrente, unos Lakers en pleno dominio de la liga por parte de la pareja Shaq-Kobe, que fueron demasiado equipo para unos Sixers que, como ocurriría durante toda su carrera, no tenían un equipo a la altura de su estrella. No obstante, Iverson nos dejo en el primer partido de dichas finales una de las mejores actuaciones individuales jamás vistas: con  48 puntos consiguió robar del Staples el único partido que la franquicia para la que jugaba ganaría en dicha serie. Fiel a su estilo, Iverson dejaría a todos boquiabiertos..una vez más.


Los 76ers habían alcanzado la gloria y rozado el anillo con los dedos, pero se les escapó, y de ahí en adelante no volverían a repetir dicho éxito: en la siguiente temporada caerían en primera ronda, pese a que Iverson alcanzaría por segundo año consecutivo más de 30 puntos de promedio, tanto en temporada regular como en Playoffs. En los años posteriores, la capacidad anotadora de Iverson siguió a su máximo nivel (27.6 puntos en la 2002/03, 26.4 en la 2003/04 -en la que solo disputo 48 partidos por lesión-, y 30.7 en la 2004/05), pero pese a ello, y a la llegada al equipo de Chris Webber, Philadelphia no arrancaba. Es por eso que, tras no conseguir clasificarse para los Playoffs de la temporada 2005/06, muchos rumores apuntaban la salida de Iverson del equipo, rumores que se confirmaron el 8 de Diciembre de 2006 con la petición oficial de traspaso por parte del jugador, traspaso que se realizó 11 días después, mandando a "The Answer" a los Denver Nuggets, a cambio de Andre Miller, Joe Smith, y rondas para el siguiente draft. Comenzaba una etapa para un jugador estelar que coleccionaba premios al mismo ritmo que polémicas de cara a la opinión pública: probablemente la más famosa es la ya mítica rueda de prensa sobre los entrenamientos.


Con la llegada de Iverson a los Nuggets, surgían tantas esperanzas como dudas: en el mismo equipo coincidían el máximo anotador (Carmelo Anthony), con el segundo (el propio Iverson), además de J.R Smith. Una plantilla talentosa, pero con demasiados egos, y en la que el balón no iba a circular demasiado (JR y Melo son famosos por su fama de chupones, y Iverson no es menos en este aspecto). En las 2 temporadas que Iverson permanecería en la franquicia de Colorado, Iverson disputaría 132 partidos, y promediaría unos nada despreciables 25.6 puntos. Sin embargo el proyecto no dio los resultados esperados, y pese a que ganaron 47 y 50 partidos, en Playoffs fueron eliminados en primera ronda por los San Antonio Spurs en 2007, y en 2008 por los Lakers, así que al principio de la siguiente temporada, y tras solo haber jugado 3 partidos, se dio carpetazo a esta etapa, siendo traspasado a Detroit a cambio de Chauncey Billups, Antonio McDyess y Cheik Samb. Los Pistons, que ya intentaron conseguir a Iverson en la temporada 2000/01, creyeron que la adquisición de Iverson sería la forma de revitalecer la plantilla tras la salida de Ben Wallace a los Bulls, y volverse a convertir en aspirantes al anillo..pero nada más lejos de la realidad. Tras un buen comienzo con el equipo de la Motown, una lesión mantuvo a Iverson alejado de las pistas hasta el 28 de marzo de 2009, donde, tras tantos meses de baja, volvió con un rol de hombre de banquillo, siendo confirmado poco después por Joe Dumars que dejaba el equipo por problemas de salud (aunque siempre se ha especulado que realmente fue por que Iverson se sentía dolido por haber perdido el papel de titular).

En ese momento comenzó de forma definitiva la caída en picado de la carrera del otro gran estrella de la Liga. En septiembre firmaría un contrato por una temporada con los Memphis Grizzlies, con los que solo llegaría a disputar 3 partidos oficiales, mezcla de lesiones con, de nuevo, el descontento por ser suplente. Tras ello, y con un amago de retirada de por medio, firmaría un contrato no garantizado con su equipo de toda la vida, los 76ers, a los que abandonaría por problemas de salud de una de sus hijas tras 25 partidos. Consciente de que su etapa NBA estaba casi acabada, a finales de 2010 firmaría un contrato con el Besiktas turco, equipo en el que permanecería hasta principios de 2011. Debido a sus problemas económicos, Iverson ha estado intentando hasta hace bien poco tratando de volver a jugar a la NBA, pero consciente de que ya ningún equipo apuesta por él, a finales del pasado mes de agosto saltaba la noticia de que Iverson anunciaría su retirada en breve. Fin de una era.

Allen Iverson. Un nombre que, con solo oírlo, nos trae muchas cosas a la memoria, y fruto de los buenos momentos que disfrutamos de su mano, inconscientemente nos centramos en las buenas. Noches de anotaciones fantásticas, de jugadas que nos hacían preguntarnos por que era tan rematadamente bueno. Un carácter complicado y a veces excesivamente egoísta que le hizo en muchas ocasiones ser más visto como un matón en pantalones de baloncesto, que el hombre que salió adelante frente a las dificultades. Alguien que nos hizo soñar a los "mortales", por que pese a su 1.83 de altura y 75 kilos de peso, fue capaz de dominar una tierra plagada de gigantes. En una ocasión, en una entrevista tras un partido, de esos que, como siempre decía, salía a jugar a muerte, como si fuera el último de su carrera, Iverson declaró lo siguiente: "No quiero ser Michael Jordan, Magic, Bird o Isiah. Solo quiero que cuando mi carrera se acabe, pueda mirarme al espejo y decir que hice las cosas a mi forma.". Pues hoy, desde aquí, creo que puedo afirmar que cumpliste tu objetivo, ya que "The Answer" siempre será recordado por los aficionados a este deporte.




Estadísticas individuales de Allen Iverson en la NBA: 24.368 puntos, 3.394 rebotes, 5.626 asistencias, 1.983 robos y 164 tapones a lo largo de 37.582 minutos, repartidos en 914 encuentros, para unas medias de 26.7 puntos, 3.7 rebotes, 6.2 asistencias, 2.2 robos y 0.2 tapones.


Logros personales de Allen Iverson: 1 MVP de la temporada regular, 3 equipos ideales de la NBA, 3 segundos equipos de la NBA, un tercer equipo de la NBA, 4 veces máximo anotador de la temporada, 3 veces máximo ladrón de la liga, Rookie del año, y 2 veces MVP del All Star Game, así como MVP del partido de novatos.




Hasta aquí este nuevo artículo de la sección "Hoy Hablamos de Leyendas", como siempre agradeceros que lo hayáis leído completo, y no me queda salvo esperar que haya sido de vuestro agrado. Y recordad que si queréis proponer algún posible protagonista para un futuro artículo, solo tenéis que comunicarmelo por Twitter. Os dejo con un vídeo recopilatorio de sus mejores momentos, que personalmente creo que no tiene desperdicio. Esperando que os guste, solo me queda decir: Hasta la próxima!



Reacciones:

1 comentario:

  1. me ha encantado, me has dejado con la boca abierta, enhorabuena.

    ResponderEliminar