lunes, 30 de junio de 2014

Sharone Wright: Accidente que marca

No fue cualquier cosa tener por aquí al número 6 del ‘draft’ de 1994, Sharone Wright, primero en la LEB (Ourense 2002-03) y después en el Forum Valladolid en ACB (2005-06), aunque duela decir que ya no era el mismo jugador que la estrella universitaria de Clemson. Y es que hay un antes y un después en su vida: el brutal accidente de tráfico que sufrió en 1998. Seguro que todos conocemos algún caso similar.

En el Forum Valladolid 2004-05
Es un ejercicio muy habitual quién quedó después de un jugador en el ‘draft’. En cuanto a Wright (un 2,11 bastante atlético), encontramos nombres como los de Eddie Jones (10) o Jalen Rose (13). Fue un gran año en cuatro de las cinco primeras posiciones: Glenn Robinson (1), Jason Kidd (2), Grant Hill (3) y Juwan Howard (5).

A nuestro hombre le escogieron los Sixers y no hizo mala campaña de novato, entrando en el segundo quinteto ‘rookie’. Pero en las siguientes tres temporadas (una más en Philadelphia y dos en Toronto) no llegaría a superar aquellos 11,4 puntos y 6 rebotes).

Con los Sixers
Las cosas no iban bien en los Raptors, que aprovecharon para rescindirle el contrato después de estrellar su coche. Así lo cuenta él en ‘Slam’: “Estaba ayudando a alguna gente en el Museo Harriet Tubman en Macon (Georgia). Iba rápido, a unas 70 millas por hora en un tramo de 40. Mi coche dio varias vueltas y ahí terminó mi carrera, o al menos mi carrera en la NBA. Fueron cuatro o cinco vueltas y en cada una de ellas mi brazo se rompió por un sitio. Fue realmente duro. Y lo más difícil fue que durante la rehabilitación, cuando llevaba seis o siete meses, también me rompí el hombro. Sentí que mi carrera no había sido lo suficientemente larga. Era un jugador sólido”.

Imagen reciente
En 203 partidos NBA promedió 9,7 puntos y 5 rebotes. Efectivamente parecía que no jugaría más. Estuvo cuatro años lejos de las pistas, pero en la temporada 2002-03 le dieron una oportunidad en Ourense, donde tuvo un rendimiento discreto. Dos años después, y tras pasar por China y Polonia, las puertas de la ACB se le abrieron en Pucela. A Manel Comas le gustaban los jugadores así, veteranos a los que intentaba que se redimiesen. Firmó prácticamente los mismos números que en NBA y LEB (9 puntos y 6,6 rebotes) y su rendimiento en el último mes fue malo, lo que le llevó a no acabar la campaña (cortado tras la jornada 23).

Después de tanto tiempo deseando volver a jugar, la cosa no iba a parar ahí. Tras pasar por Corea del Sur, se ‘hizo fuerte’ en Holanda, primero como jugador y luego como entrenador ayudante de los Eiffel Towers, donde ha ejercido también de manager general. También ha organizado campus en Europa, donde parece haberse sentido a gusto.

Javier Ortiz
Espacio Liga Endesa

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario