viernes, 27 de junio de 2014

Charles Byrd: De salvador a eventual

Dos papeles muy distintos tuvo Charles Byrd en sus dos experiencias españolas: de acaparador del juego en el Ourense 96-97 a ‘temporero’ sin apenas trascendencia en el Tau 2001-02.
 
Lanzando con el Tau en la Euroliga

Byrd era uno de esos bases pequeños, amantes de correr y hacer correr, alegres en el juego. No es extraño que con esas características el país donde de forma más continuada fuese Brasil, donde hay un baloncesto más desenfadado que en Europa. 

Imagen actual
Fue en Sao Paulo donde se estrenó como profesional después de completar su formación en la pequeña universidad de West Texas State, en su estado natal. Por cierto,curioso el nombre de la ciudad en la que vino al mundo: Amarillo.

Tras una temporada en Francia, en el Estrasburgo, fue reclamado a finales de 1996 por el Xacobeo Ourense para sustituir a Joe Daughrity, otro director de juego. Los resultados mejoraron y el equipo salvó la categoría venciendo en lo que entonces era el ‘playoff’ de permanencia frente al Murcia (3-1). Su promedio de 14,7 puntos en liga regular se elevó nada menos que a 26 en los cuatro encuentros de la eliminatoria (34, 27, 27 y 16).

Sorprendentemente, no renovó, lo que a la larga el conjunto gallego acabó pagando, porque descendió la siguiente temporada sin encontrar un base de garantías. Byrd regresó a Brasil, esta vez al Vasco de Gama, y volvería a tener una oportunidad en España en el 2002, cuando tuvo un contrato temporal en el Tau para sustituir a Elmer Bennett. En 38 minutos en tres encuentros miró bastante menos al aro que en su época en Ourense y se quedó en 13 puntos en total. Curioso que quien entró en su lugar fuese Carlos Arroyo, que tampoco logró hacer olvidar a Bennett y salió del club tras cuatro encuentros teniendo números muy similares a los de Byrd (32 minutos y 17 puntos).

Volvió a Sudamérica, donde estuvo jugando en distintas ligas como la venezolana hasta entrados los 40 años. Guarda un buen recuerdo de España, según cuenta. “Era una gran liga llena de súper estrellas y para mí fue un honor llegar a jugar en ella. La gente fue muy amigable conmigo y estuvo en un montón de sitios preciosos. Llevé a mis hijos conmigo y todavía se acuerdan de algunas cosas de España hoy en día. Fue un momento especial en mi vida”, relata.

Su relación con el baloncesto está centrada en jugar con uno de sus hijos. Con 48 años parece en buena forma. ¿Y el trabajo? “Soy supervisor en una cárcel para jóvenes”, responde.

Javier Ortiz
Espacio Liga Endesa

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario