martes, 13 de agosto de 2013

Scott Bamforth: "Mi mejor atributo es el tiro"





El ya jugador del Cajasol Scott Bamfoth disfruta estos días de sus últimas jornadas en los Estados Unidos antes de poner rumbo a Sevilla, adonde aterrizará el próximo domingo 18 para iniciar la pretemporada el lunes 19.

El escolta asegura sentirse feliz y motivado con su fichaje por el Cajasol, al tiempo que explica que “me decidí a firmar con el Cajasol porque creo que es el mejor lugar tanto para mí como para mi familia”. “Sevilla parece una buena ciudad y estoy convencido de que mi mujer y mi hijo disfrutarán de ella; además, el Cajasol tiene un entrenador verdaderamente bueno, por lo que tendré la oportunidad de aprender mucho de él para así poder de ayudar al equipo a ganar partidos”, añade.

Bamforth llega procedente de la NCAA, donde ha jugado las tres últimas campañas vistiendo la camiseta de la Universidad Weber State. Con el Cajasol afrontará su primera experiencia en el baloncesto europeo: “Creo que para mi adaptación será muy importante que me mantenga positivo y que aprenda tanto del entrenador como de mis compañeros. El baloncesto es diferente en Europa y en América por lo que prestaré mucha atención a los detalles y preguntaré todas las dudas que me puedan surgir. Aunque tengo 24 años de edad, este será mi primer año en Europa y los compañeros me enseñarán a buen seguro muchas cosas”.

El escolta, de 1.88 metros de altura y nacido en Albuquerque, se define como “un jugador inteligente con buena capacidad de lanzamiento. Creo que mi mejor atributo es el tiro, pero siento que también soy un jugador con buen conocimiento del juego”. El estadounindense entiende, en este sentido, que puede aportar “liderazgo a la par que alguien que puede tirar y defender; la mejor manera de ganarme el respeto del entrenador y de mis compañeros será trabajar duro cada día y demostrarles que sólo deseo ganar partidos”.

Aunque es joven en edad, Scott Bamforth posee una impresionante madurez forjada a fuerza de reveses en su vida personal. Cuando apenas tenía 12 años su padre falleció debido a un ataque al corazón, y tan sólo 2 años después perdió desgraciadamente a su madre tras una larga enfermedad. A pesar de la dureza de ambo golpes, el escolta supo salir adelante gracias a, entre otras cosas, su dedicación al baloncesto: “Creo que las cosas que me han ocurrido me han convertido en el jugador que soy a día de hoy. Pasar por circunstancias difíciles en la vida me ha permitido concentrar toda mi energía en trabajar para ser el mejor jugador de basket posible, y continuaré trabajando duro para conseguirlo durante toda mi carrera”.

En la actualidad, felizmente casado y padre de un hijo de casi 2 años, afronta con una ilusión desbordante su etapa como jugador del Cajasol: “Me he puesto al día tanto de la ciudad como de los compañeros de equipo y creo que ambos son estupendos. No he podido hablar con ningún compañero todavía pero espero poder hacerlo pronto porque tengo muchas ganas de conocerlos a todos”.

Asimismo, se muestra muy agradecido de las muestras de cariño que numerosos aficionados cajistas le están haciendo llegar a través de las redes sociales: “La verdad es que cuando firmé con el Cajasol no sabía qué acogida tendría, pero ahora veo que hay muchos aficionados que se han puesto en contacto conmigo en twitter para darme la bienvenida y estoy muy emocionado por ello. Creo que la afición es una de las principales cosas por las que los jugadores nos dedicamos al baloncesto profesional y por ello siempre quiero demostrarle a mis seguidores lo agradecido que les estoy”.
Cajasol

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario